Psicopatía y su conducta (I)

(Por Civilis Securitatis) – El cine y las series de televisión han aumentado el poder de los psicópatas, no de forma directa sino trasladando a la opinión popular una idea equivocada de lo que realmente son. Digo son porque según Robert Hare uno de los mayores expertos en esta materia (trabajaba en el FBI perfilando la psicopatía y su conducta) establece que el 1% de la población mundial son psicópatas, en España aproximadamente 47.000.

Psicópata

¿Qué es la psicopatía?: Es un trastorno en las emociones que afecta a la empatía, causa una conducta indiferente a los sentimientos ajenos. Esto no significa que no sepan interpretar las emociones, de hecho es una herramienta fundamental para poder utilizar a sus semejantes como «herramientas» para conseguir objetivos.

Psicópata

Esto significa que saben interactuar en los cánones sociales, saben fingir y no solo eso, sino que destacan un encanto personal con un poder de convicción muy alto. El doctor en Psicología Criminal Vicente Garrido los cataloga como «actores», ellos interpretan un papel emocional en un escenario social pero realmente no sienten esas emociones, eso les motiva a no sentir remordimientos por sus actos si una persona sale dañada por su conducta.

Psicópata

Son personas que aunque parezcan admirables, buenas, entregadas o trabajadoras se trata de una simple máscara. Al igual que los dementes no sienten que realmente lo son con los psicópatas sucede algo similar, el problema es que los psicópatas sí saben como comportarse en momentos determinados engañando a su nucleo social, laboral o íntimo.

Psicópata

¿Quién puede ser un psicópata?: Cualquiera, vamos a quitarnos la idea de que es un inadaptado social, encerrado en su habitación. Los psicópatas pueden ser desde la cajera de un super, a un alto cargo político, tu médico, tu marido, o el militar que dispara indiscriminadamente a civiles. Lo peor de este trastorno es que se camufla entre nosotros, intentan persuadirnos para conseguir objetivos própios, son prepotentes, se aburren con facilidad en sus puestos de trabajo y recurren a un maltrato psicológico a partir de la interpretación de las emociones ajenas. No se preguntan si hacen bien o mal a los demás, es algo que no les concierne.

© SoySeguridadPrivada.com 2020

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad