El Vigilante de Infanteria

(Por Carlos Mármol Ballesta) – Queridos lectores, tras la mano de hostias que nos dieron a mi compañero (gracias Ismael por marcar la diferencia) y a mí el domingo por la mañana permítanme ustedes hacerles una confidencia: Los vigilantes, técnicamente, también somos seres humanos, pensantes y dolientes. Tenemos pasiones y desgracias, vamos a comprar al súper, se nos quema la tortilla y a veces nos rompen el corazón. Más o menos igual que a cualquier mortal.

El Vigilante de Infantería

Pero algo nos diferencia del afortunado vulgo que nos rodea y ese algo es la indefinición. No somos civiles ni policías, con lo que no podemos disfrutar de los derechos y atribuciones de ninguno de esos dos sectores humanos. O quizás, haciendo un derroche de creatividad, la sociedad y sus instituciones nos permiten ser civiles o policías pero solo para lo malo y a ratos.

Si te parten la cara, te jodes, eres un civil. Si la partes tu, te jodes, ahora eres policía, deja ahí la placa, que su señoría te va a dar una carta de amor donde dice algo de «debo condenar y condeno«.

Vigilante de Seguridad

Caminamos sobre un delgado borde ante el que se abre el abismo y si somos muy, muy buenos en esto y además hombres dignos aprendemos a sobrevivir con un equilibrio que desarrollamos cuando somos capaces de hacer nuestro trabajo como si fuéramos policías pero sin que la empresa nos sancione, el cliente nos saque o el juez nos condene.

Hay un camino más fácil, el de las gafas de madera. Llego, inicio, me saco mocos todo el servicio y al finalizar he facturado lo mismo que el compañero que se ha jugado la vida. Pero yo, quizás porque ya estoy viejo y tozudo para cambiar de mañas voy a seguir haciendo lo que creo correcto porque al final del día solo duermo conmigo y solo mi conciencia me ve despertar.

El vigilante de infantería

Soy un vigilante sencillo, de infantería de los de toda la vida y si todo va bien (fíjense ustedes qué putada) me jubilaré vistiendo el uniforme y los arreos que me pongo cada día

Y quisiera que antes de que llegue el momento de retirarme, tengamos una legislación y sociedad coherentes que no nos exija actuar como policías y luego nos trate como al último y prescindible sector. O si, ¡Que nos exija! Pero que luego no nos abandonen como si nunca hubiéramos peleado por ellos.

Vigilantes de Seguridad trabajando

Sean ustedes orgullosos y altivos, bellos y valientes perdedores. Y cada vez que se les requiera para afrontar un peligro o apagar el dolor de otra persona, no piensen si les pagan para eso o no, den un paso adelante y háganlo porque aún se lo pide el niño que llevan dentro y jugaba a ser alguien mejor con una espada de madera.

Créanme, cobrarán lo mismo, pero se sentirán mejor.

Carlos Mármol Ballesta vigilante de infantería.

(Agradecimientos al autor y al sindicato SPS por cedernos el texto)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad